La redacción escolar.

Ofrecer a los alumnos la oportunidad de escribir sus propias historias es como construir un pasillo por el que se liberan sus miedos e ilusiones para ser escuchados y compartidos con sus compañeros.

Algunas de las historias que escucho en clase hablan de padres inmigrantes a los que la policía deporta a México, dejando a los hijos a cargo de algún tío que tiene la “green card”. Relatos de familias cuya felicidad se ve interrumpida una noche a la hora de la cena, cuando el papá les comunica que no encuentra trabajo y van a tener que dejar la casa que están “rentando”. La mayor parte tiene un final feliz que alivia la tensión en los rostros de los compañeros de tercer grado (8-9 años).

Los niños abren su corazón, y de allí salen dragones de hielo, tortugas que vuelan, niños extraviados que hicieron caso omiso del consejo de sus papás, grutas en el interior de una montaña que conducen al país de chocolate donde los indios sin dientes cazan búfalos de caramelo…

Con motivo del día de San Valentín les pedí una redacción….. de San Valentín. Al día siguiente recibimos algunas redacciones extraordinarias como ésta:

About these ads