Queridas gentes ibéricas!!!

Lo mejor de vivir algo, es poder compartirlo. Estar aquí es, en parte, como ser representante de todos vosotros. Sentimos que el viaje lo hacéis con nosotros. Y este capítulo tan especial, pues habla de educación, queremos dedicárselo a todas nuestras amistades que ejercen de profesor. ¡ Qué viva los profes y un mundo mejor educado! Además, al fin y al cabo, todos tenemos algo de profes, ejerzamos o no ¿verdad?

El pasado 22 de septiembre cumplimos nuestro segundo mes en Iowa. El primero nos sirvió para adaptarnos. Por cierto, lo hicimos estupendamente. La gente es un amor en este pueblo y en Iowa entera. En agosto aprovechamos para viajar, y a la vez hemos montado una casa gracias a nuestras amistades aquí.

El segundo mes empezamos a trabajar. No olvidemos que el motivo por el que estamos aquí, es por un convenio del Ministerio de Educación de Spain con escuelas americanas.

Para hablaros de mi cole, primero debo contextualizar. Nuestro pueblo es uno de los más variopintos de todo Iowa. Resulta que hay una procesadora de carne que da trabajo en el pueblo a muchísimos mejicanos. La población hispana pronto superará a los iowina. Todos conviven armoniosamente en el pueblo, y los hispanos llevan más de 30 años viviendo aquí. Así que en este pueblo saben de diversidad como para escribir un libro.

 

De ahí nace la idea de un cole bilingüe, que mejora cada año, y cuenta con decenas de profesores hispanohablantes. Por tanto, yo diría, disfrutamos de un entorno muy cosmopolita. Hay profesores de California, Brasil, Colombia, Guatemala, El Salvador… Hay uno minúsculo porcentaje de población afroamericana; e incluso de nativos americanos, de los que hablaré más tarde hablaré.

   

Todo ello hace de West Liberty un pueblo con mucho sabor. De mentalidad abierta e informal, cariñosa y con un noble sentido de la comunidad y de ayudar al otro sin esperar nada a cambio. Se siente uno aquí como en casa, vaya.

   

Silvia enseña en Kindergarten (5 años) y yo en 5º de Primaria (5th Grade). Su escuela es Elementary School (5 años, 1º y 2º), y la mía Middle School ( desde 3º hasta 8º). También está el High School, que es el instituto de aquí. Las tres escuelas están separadas apenas por unas cuantas calles.

  

En el plan de Silvia, enseña unas asignaturas en inglés y otras en español. En mi plan, hay un profe de inglés y otro de español por cada curso. Los alumnos pasan una semana con cada profesor. Es decir, hay 15 niños en cada clase, y a la semana, se intercambian.

Lo curioso es que aprenden una parte del tema en español, y otra en inglés. Y después se examinan con el profesor que les toque. Esto es, en la asignatura de Estudios Sociales, estudian una semana en cada idioma, y hacen el examen en la clase que les toque, ya sea español o inglés.

Yo imparto todo en español, Matemáticas, Lengua, Lectura, Ciencias y Estudios Sociales. Estudios Sociales es básicamente la historia de EEUU. Hemos empezado con unas nociones básicas de geografía ( el relieve, los ríos, las regiones, el clima…) Y ahora, por ejempo, estamos viendo los primeros habitantes de América, los indios. Que aquí se los conoce como nativos americanos, para no herir posibles sensibilidades.

Curiosamente, los alumnos hispanos hablan mejor inglés que español. Esto se debe a que son ciudadanos de tercera generación en los EEUU. Algunos hablan sólo inglés en casa. 

Con el tiempo, se pierde léxico español, y a menudo se sustituye por el inglés. De ahí que se oigan cosas como: ” ¿ puede dejar los libros en mi locker?” o ” Metí los papeles en mi folder“, ” ¿ Puedo regresar mis libros para atrás? ” ( del inglés ” back”). Se le llama ” lonche” al almuerzo, etc.

Tengo que decir que estoy encantado con mis dos grupos (un grupo de 15 alumnos cada semana). La mitad son hispanos, la otra mitad de Iowa.

La gente en Iowa es tranquila. Inspiran tranquilidad al hablar, fruto de un entorno tan campestre tal vez. Y así es el ambiente escolar. Los niños en clase tienen costumbre de escuchar en silencio cuando el profesor explica. No he escuchado a ningún profesor gritar jamás. 

 

El cole empieza a las 8 y termina a las 3. Los alumnos tienen dos recreos (recess) de unos 10-15 minutos. Y los profes tenemos unos 15 minutos para comer. Así que en las comidas no tiene uno tiempo de llenarse demasiado. En mi caso, una ensaladita cada día. Eso sí, muy variadas, con frijoles, queso, pipas, cereales… Otros comen perritos, o hamburguesas, burritos y doritos con carne…

Me llamó la atención que aquí se picotea mucho entre horas, cualquier clase de snacks, patatas fritas, chocolatinas, refrescos de burbujas (desigandos genéricamente como “pops“). En toda reunión escolar se suele servir boles con chucherías, piruletas, caramelos, golosinas… y todo el mundo lleva sus vasos enormes de “pops” ( los hay de todas las variedades que uno pueda imaginarse).

Por cierto, una vez cada dos semana es “popcorn day” en el cole. Y por 25 centavos los alumnos compran en el cole palomitas. Ese día todo el cole huele palomitas con mantequilla, y tiene un éxito colosal. Las palomitas se hacen en un cuartito del propio centro. El olor le despierta a uno el hambre a media mañana. Mmm… 

Siguiendo con la rutina escolar, los alumnos salen al pasillo después de cada clase, dejan su material en su taquilla (locker), (sus mesas de clase no tienen cajoneras) y cogen los libros para la siguiente asignatura.

 

En general las clases son muy relajadas. El profe habla en voz baja y los alumnos escuchan. Salen tranquilamente al pasillo entre clase y clase y regresan.

Lo mejor es verlos a la hora de comer. En 5º, por ejemplo, somo cuatro clases. Antes de salir al pasillo, los alumnos permanecen en clase unos 5 minutos tranquilamente. Algunos profes incluso apagan la luz. Los alumnos salen muy relajados y hacen fila en el pasillo. Llegados a un punto hacen un stop. El profe controla que nadie hable. Ahora pueden caminar tranquilamente hasta el segundo stop. Y así hasta 4 stops antes de llegar a la cocina. Después marcha otra clase. Nunca se juntan dos clases, para evitar que los chavales hablen. Al llegar, los alumnos pasan su tarjeta electrónica por el escáner para fichar, y les sirven en bandejas.

En consecuencia, en el comedor sólo se oye un suave murmullo. El alumnado come por turnos y relajadamente. ¡ Qué gusto! Yo sé que muchos profes en España no lo van a creer.

Sí, son educados y respetuosos. Tienen por costumbre dar las gracias y siempre ceden el paso cortésmente.

Otras cosas que pueden contribuir a este clima respetuoso pueden ser las charlas por la mañana a través del megáfono. Cada profe tiene en su clase un altavoz por el que escucha el mensaje del director o secretaria. Sí, como en las pelis. En mi cole se comienza todos los días repasando el menú del día, y más tarde los alumnos eligirán si quieren almuerzo caliente o ensalada, o segundos… Después vienen las Words of wisdom. Maravillosos consejos o frases reflexivas sobre la amistad, la convivencia, la humanidad… que lee la directora, un encanto, o algunos alumnos. Es muy bonito empezar el día así. Siempre dan que pensar.

En el recreo los alumnos disponen de un patio gigante, tamaño cancha de fútbol, de césped. Allí juegan a tetherball. Que no es otra cosa que una pelota atada por una cuerda a lo alto de un mástil. Se juega en pareja y los alumnos dan porrazos a la pelota tratando de evitar que el otro sea capaz de tocarla, pasándole por encima.     

  

También se juega, por supuesto, a béisbol. Juegan chicos y chicas, y está integradísimo en sus vidas. Así como a fútbol americano. Pero juegan sin protecciones claro. Se pasan la pelota, corren, anotan touchdown, etc. Todavía no he conseguido lanzar esa pelota apepinada sin que se me vaya para el lado opuesto al que la lanzo. Y ellos tienen una facilidad…

 

Otro de los puntos más fuertes de la educación aquí, es la música. ¡ Oh música! Los alumnos tienen dos profesoras de música. Una tiene un aula estupenda con un piano, y allí aprender todos solfeo, armonía… Debería ver un profe de música español los libros que aquí se usan. El de 5º empieza con la clave de Fa. La profe me ha invitado a una clase hoy y los alumnos tenían que distinguir melodías, acordes, disonancias. Jo, qué nivel. Por cierto, le comenté que había sido profe de música en Madrid y me prestó una guitarra para mi clase. Jeje, qué alegría. Ya vuelvo a ser persona.

La otra de la que hablaba, es la profesora de banda. Debe tener en torno a los 30 años. Toca todos los instrumentos de viento que puede haber en una banda, además de piano. Todos los alumnos del colegio, al menos un 95% toca en la banda. De mis alumnos, los 30 tocan instrumentos. La mayoría los alquila, porque son caros. 

Mis alumnos de 10 años llegan a clase con saxos, trompetas, trombones, tubas, clarinetes, flautas traveseras, campanas… Aquí es muy típico lo de las campanas, en España no lo había visto. Son agrupaciones en las que cada niño tiene dos campanas con diferent es tonos y que, en conjunto, permten tocar cualquier melodía. ¡ Ay qué envidia! Si yo hubiera tenido esto de pequeño!!

Pues sí, todo viene porque la banda anima los partidos de fútbol americano del distrito escolar. Nuestro equipo se llama ” The Comets“. Y visten de blanco y azul. Son toda una institución, que vienen acompañada, cómo no, de la banda musical, y las cheerleaders.  

 

Y es fácil ver a estudiantes, como los de mi clase, que están apuntados a banda y juegan en el equipo de fútbol americano. Vaya, que hacen de todo estos chicos.

En el pueblo tenemos una imponente cancha que alberga partidos frecuentemente y que a menudo están llenos de gente, padres, alumnos, aficionados… Lo hemos pasado bien en esos partidos. ¡ Ole!

Por cierto, esta semana es la homecoming week, en la que se da la bienvenida a los antiguos estudiantes. Con motivo de esta celebración, nos vestimos cada día de una cosa. El lunes cada uno trae un sombrero peculiar. El martes es mix-up day, la parte de abajo y de arriba deben combinar lo menos posible, y producir estridentes locuras. El miércoles vamos elegantes. El jueves vestimos la camiseta de nuestro equipo favorito de fútbol americano ( yo llevé la de los Hawkeyes). Y el viernes la de los ” Comets“, de azul y blanco, nuestro equipo de fútbol americano del distrito escolar.

La festividad también incluye pasacalles de la banda, partidos, etc. Toda una ocasión.   

En fin, así es la Middle School, una armoniosa conjunción de deportes y música, junto con un sistema bilingüe en auge y una intensa dedicación, cómo no, del profesorado. Porque no lo he contado antes, pero los profes tenemos, además, un correo electrónico donde recibimos toneladas de e-mails informativos todos los días, y un buzón personal (físico) con otro montón de documentos diarios. Vaya, que no paramos.  

Hasta aquí un primer capítulo de la intensa vida escolar que vivimos Silvia y yo en West Liberty. Esperemos que lo hayáis disfrutado y pronto… más!