A menos de una hora de casa discurren las aguas del Misisipi. El río que abraza las orillas de Iowa e Illinois, y por el que navegan barcos-casino al estilo añejo de Nueva Orleans, se congela en esta época del año. Resulta difícil creer que semejante masa de agua pueda cubrirse de hielo y desaparecer bajo la nieve.

Misisipi helado

Sin embargo, un poco más arriba hay una presa donde las aguas fluyen en un denso un azul turquesa. Allí se reúnen las aves para darse un festín. Decenas de águilas y halcones planean sobre la superficie y caen en picado atrapando entre sus garras algún pescado que emerge aleteando.

El cielo está abierto, pintado de azul celeste y brilla un sol chirriante. Ésta es la mejor época del año para acercarse a difrutar de las rapaces. Nuestros amigos Los Castro (Sonia y Miguel y las rapazas Claudia y Candela) nos llevaron al Centro de Conservación del Misisipi para disfrutar de un curso sobre águilas, halcones y búhos.

Conocimos al carabo norteamericano, (barred owl) una lechuza reconocible por las franjas blancas y marrones de su cuello – si es que una lechuza tiene cuello-.

Nos enseñaron algunas alas y garras de muestra, excrementos con huesecillos de pequeños roedores y otras delicatessen. Los búhos, a pesar de sus ojos grandotes, tienen un campo de visión muy limitado y necesitan amplios giros de cabeza para mirar a los lados y encontrar a sus presas entre la hojarasca.

carbonero norteamericano muestras

 También conocimos al búho cornudo, aquí llamado Great horned owl. Uno de los más grandes que existen. Tiene un par de penachos o “cuernecillos” que le dan ese aspecto singlular.  Tiene dos esferas amarillas por ojos, y está dotado de una potente visión nocturna. El biólogo (¡como mis hermanos!) que nos dio la charla y nos mostró la aves, imitó el canto del búhoa la perfección. Suele ulular en voz grave: ho-ho-hoo hoo hoo.

great-horned-owl buho-cornudo-foto

Y por último nos mostró un ratonero o gavilán de cola roja, (red-tailed hawk). En Iowa hay muchísimos halcones y es fácil verlos surcar los cielos cuando uno conduce en la autopista. Desde las alturas divisan su presa y en cuestión de segundos se avalanzan sobre ellas. A veces, tan cerca de los coches que asusta. Tienen el dorso de las plumas de la cola de color caoba. De ahí su nombre. La dama en cuestión tenía un ala herida y estaba siendo tratada.   

red-tailed-hawk2 gavilan

Después nos hablaron de las águilas calvas (bald eagle), de su dieta a base de pescado, y de cómo podíamos cruzar el Misisipi y observalas. Vuelan desde el sur hacia el norte y llegarán en primavera a Canadá, donde tienen sus nidos y vuelven todos los años.

Seguimos las indicaciones y desde un mirador pordemos observar cómo caen sobre los peces con sus afiladas garras. Dicen que pueden alcanzar velocidades de 50 km/h.

observando-las-aguilas aguila-calva-pescando

¡Qué bonita mañana, qué intensa! Los árboles pelados llenos de águilas y halcones. A un lado del camino yace un establo (barn) de los que le gusta pintar a mi madre con los óleos. Ahí va uno más. Cuando tenga ocasión, entro en uno y os cuento cómo son. Una vez vi uno en un pueblo amish y tenía maquinaria agrícola dentro.

white barn

KENT PARK.

Los primeros días de febrero han llegado soleados. Incluso, el primer fin de semana se ha producido un importante deshielo que augura una primavera no tan lejana. Aprovechamos para salir a hacer nuestras habituales excursiones. Hay parques naturales en todas las direcciones. Así, de casualidad, fuimos a dar con Kent Park.

casita-de-pajaros1 k1 rio congelado pat 

Allí también está congelado el río. Así que valientes de nosotros salimos a correr sobre el río cubierto y hasta nos tumbamos a tomar el sol. Nos visitan pájaros carpinteros desde la cima de los árboles. Unos niños se lanzan en trineo en una colina lejana y sus risas rebotan por todas partes. No hay nadie más.

tumbado-sobre-el-rio rio-congelado1 pajaro-carpintero-de-pecho-rojo patri-prismaticos 

Sol y nieve, huellas de ciervos y pequeños mamíferos. Silencio, crujen las ramas secas bajo nuestros pies. Nos adentramos por pequeños senderos que no tienen fin. De tanto caminar sobre la nieve, hundiéndose los pies, acabamos agotados. ¡ Qué calor!   
.
kent Park Iowa

NEAL SMITH NATIONAL WILDLIFE REFUGE.

Al siguiente fin de semana elegimos una reserva natural cerca de Des Moines donde hay ciervos, alces y bisontes (white-tailed deers, elks and american bisons). El día invita a salir de casa y tomar el sol. Aunque la pradera está muy seca y despoblada, la ruta en coche que propone el parque aguarda muchas sorpresas. Apenas llegamos un grupo de ciervos aparece a un lado de la carrereta y con sus cuellos largos, orejas respingonas y caras de curiosidad, se detienen frente al coche un instante y huyen despavoridos en apenas unos segundos.

ciervos-de-cola-blanca bisontes1

En la distancia avistamos un par de alces de un lado, y una manada de bisontes en el otro. Sencillamente pacen o se tumban unos cerca de los otros. Seguimos la ruta con el coche. Es maravilloso disfrutar de la quietud mientras nos comemos una manzana y nos pasamos los prismáticos nos vamos encontrando con más grupos de bisontes y algunos halcones.

De regreso pasamos por las granjas aledañas, todavía rasuradas, donde caminan pequeñas aves en busca de insectos y semillas. Volveremos en primavera para ver la explosión de vida que nace de la tierra.

* Mi agradecimiento y profunda admiración a Ecobirder.