Si cierras ojos y dejas caer tu dedo índice sobre algún punto del mapa de Iowa, por remoto que parezca el pueblo, es seguro que allí conocerán el popular Festival de tulipanes que se celebra todos los años en la comunidad holandesa de Pella.

molino tulip

Gentes de todos los rincones se dan cita en este florido pueblo. Pero ojo forastero, no te confundas. Apaga tu colilla y deja tus malos vicios aparcados antes de entrar. ¿ No has leído el cartel que hay a la entrada? No drugs, no alcohol, no abortion, no regrests. No es casualidad que ésta fuera la tierra de Wyatt Earp, implacable e incorruptible alguacil, que hizo de la Ley su más fiera arma.

Bienvenidos a Pella, mis queridos feligreses. Me atrevería a decir que uno de cada tres locales tiene carácter religioso: Christian bookstore, Healing touch, Grace Fellowship, etc. No en vano, Pella (léase Pel-la) fue fundada hacia 1850 por un grupo de holandeses que huía de la represión religiosa en su país. El propio nombre de la comunidad significa ciudad refugio.

chicas de Pella mill

El downtown del pueblo tinen un inconfundible sabor holandés. Casitas blancas o de colores con ornamentaciones, molinos de época, tiendas de quilts (mantas bordadas  a mano típicas, entre otros, de los Amish), pastelerías tradicionales, plazas y jardines cuidados en cada detalle.

Además, por estas fechas sus habitantes hacen gala de sus trajes de estilo neerlandés. Mozos y mozas de rubios cabellos, -cuando no plateados- tez blanca y ojos claros, desfilan por la calle principal al compás del acordeón. Ellas con sus gorritos blancos y vestidos largos, y ellos con gorra, ropas oscuras y lazo al cuello. ¿No parecen deshollinadores?

Dejen paso, ya llegan los zapateros, carpinteros, aguadores y artesanos exhibiendo sus creaciones. ¿Unas madroñas nuevas señora? ¡Anímese, que hoy es día de fiesta!

danzas vendemos queso carroza 

embutidos aguadores prancing        

Pella es un deleite para los ojos. Y para el paladar. En cada esquina hay un carrito vendiendo dulces típicos en forma de “s”, que todo el mundo se acerca a probar. La gente se sienta en las terracitas a comer, pasea con sus retoños. O bien, como es nuestro caso, se tira al césped a tomar el Sol. ¡Ha sido un día intenso! Suena de fondo un cantante country que actúa con motivo de las fiestas. Éste es el preludio del verano. Mmmmmm…. (tomo aire y cierro los ojos).

En el desfile hacen también hacen aparición modelos clásicos de coches y tractores (sí, he dicho tractores. No olviden que estamos en Iowa) hoy difíciles de ver rodando. Todo el mundo saluda y agita las manos efusivamente.   

bomberos welkom old car 

white old fashion cars tractors

Estas gentes representan los orígenes de Iowa. Con la llegada del ferrocarril a Iowa en 1850, y su incorporación como un estado más de los EEUU, se poblaron sus grandes planicies de alemanes, suecos, noruegos y holandeses. ¡Ah! No tardarían en llegar los irlandeses ¿Han visto cómo se tiñe Iowa de verde en San Patricio?

tulips yellow tulip orange tulips

El final de esta historia me la regala Silvia. Esta noche paseaba por Iowa City y le han parado por la calle. Un muchacho del lugar aseguraba que era igual que una amiga suya, incluso le ha mostrado la foto. La propia Silvia reconoce el parecido. ” No me ha pasado nunca en España, y me tiene que pasar aquí”. Ya le digo yo a esta chica que por muy española que quiera hacerse, esos genes son del norte.    

Lake & mill