Hoy me he despertado con el canto de la paloma dispuesto a pasear. Cuando tomo el pomo de la puerta las bisagras se tornan en doradas mariposas y la puerta echa a volar. En mi jardín salen ranas de los arbustos, un conejo arranca hojitas con delicadeza y cuatro ardillas corretean en familia. No faltan los habituales gorriones, urracas y cardenales.

Se encienden las luciérnagas al caer el atarceder. Un pájaro entra y sale del nido que colgué meses atrás ¿Habrá polluelos este año?

 Es tiempo de tomar el fresco. ¡Sal a perderte!   

 WEST LAKE PARK, DAVENPORT.

Lake & barn

Desde mi casa, apenas a media hora hacia el Este, se cruza el río Misisipi. Allí nacen las Quad Cities, una especie de territorio de nadie. Comunidades que se dividen entre las dos orillas, con una parte en Iowa y la otra en Illinois. De ellas, mi preferida es Davenport. Esta vez nos acercamos a West Lake Park, cuando todavía no habían llegado los verdores primaverales.

El entorno es perfecto para caminar, saludar a los patos, y disfrutar de los pequeños botes que salen a pescar.     

tronco Sil lake 

WEST LIBERTY. April showers bring May flowers.

El árbol cancionero. Su nombre científico es Malus sargentii, pero no le hace justicia a este árbol hermoso. Malus, que en latín es manzana, designa a los familiares del manzano. Por unas pocas semanas al año, sus capullos se abren en unas florecillas blancas que colman la copa. Además, éste de la foto es especial. Es el guardían de mi colegio, erguido en la entrada de mi clase. – Ummmmm ¡Qué bien huele! -dicen los niños al pasar.

Flowering crabapple (Malus sargentii)

Sargent crabapple (Malus sargentii)

En las tardes soleadas saco a mis alumnos a tocar la guitarra y cantar bajo su sombra. Representamos el Romance del Conde Olinos, con espadachines y princesa incluidos. Tras el florecimiento, comienzan a “nevar” centenares de pétalos que colorean el césped y perfuman el aire. Si consigo que los alumnos se sienten en su lugar será una tarde estupenda y no me tendré que poner en plan malus sargentii.     

 Flowering crabapple Pink Flowering crabapple barn house

 Otras variedades de malus, un árbol típico ornamental en el Midwest, son rosados o fucsias. Esas dos o tres semanas de mayo en que se abren las flores se pone el pueblo de gala. Saco mi bici a pasear y tengo que parar a cada segundo. Debajo de cada árbol está salpicado el suelo de un millón de pinceladas, como en un cuadro impresionista.    

freeze Rabbit on a hurry

En las afueras de mi pueblo los caminos se ramifican en silenciosos paseos de arenilla donde se cruzan conejos en cada jardín. En un primer momento se detienen, confiando en pasar desapercibidos, para después perderse en el verde a la carrera.   

Más allá sólo hay granjas. Llega un momento, cruzando un puente, donde  el pueblo va a dar a otro pequeño pueblo. Entonces debo volver atrás. En mi último paseo descubrí un camión abandonado, comido por el óxido. Tan bien coloreado que se me hacía un elemento más del collage.

 paseo rusty

La última vez que estuve en casa de Rafa, por mi cumple, su vecino tenía un arbusto que me tenía embelesado con sus enormes flores blancas y rosadas. Pero en aquel momento ninguno acertamos a decir de qué planta se trataba. Una semana más tarde lo volví a ver en mi pueblo, decorando la entrada de un Day care (una guardería).  En un paseo que hicimos con el colegio para limpiar un parque del pueblo, una alumna me contó que ésa era su planta favorita, la magnolia. 

Magnolia soulangeana

Magnolia soulangeana

Sus flores duran apenas unos días, después los enormes pétalos vestirán el suelo a su vera recordando su efímera elegancia. Merece la pena hacerle una visita a Dña Magnolia en estas fechas.
 
LAS BICICLETAS SON PARA LA PRIMAVERA.
 
Al menos en Iowa, porque en verano no hay quien salga a la calle. En una de esas me pilló la lluvia. Una lluvia de esas que llenarían una piscina vacía en unos minutos. Una lluvia primaveral, breve pero intensa. No tuve tiempo de ponerme a refugio, y lo más cercano fue un roble al que me pegué con la bicicleta, suplicando que parase. Pero no hubo piedad, me empapé de los pies a la cabeza y la cámara de fotos estuvo a punto de echarse a perder. Así es en esa época. Después, como por arte de magia, sale de nuevo el Sol y te seca como una esponja sedienta.
Flowering crabapples

Flowering crabapples

La luz después de la lluvia primaveral es exageradamente amarilla, como de una bombilla gastada. Ese momento que precede al anochecer y sólo dura una media hora es especial. 

 También breves son las flores de los crabapples (malus) que traen el color a los jardines del Midwest. Si vienes en mayo te estarán esperando con los pétalos abiertos.

 COLOMBUS JUNCTION. El puente de los amantes.

Swinging bridge

Swinging bridge

De vuelta de un viaje por el boscoso sur de Iowa descubrimos que en el vecino pueblo de Columbus Junction hay un puente colgante. A estos lugares los llaman Lover´s leap (El salto del amante) porque una leyenda cuenta que alguien de precipitó al vacío al no ser correspondido en el amor.
.
Al cruzar el puente, que data de 1886, se interna uno en un paisaje frondoso, casi selvático. Entre la altura y el bamboleo de las tablillas bajo los pies, se ve demasiado lejos la otra orilla. Los  árboles, sin embargo, siguen siendo tan altos que superan al transeúnte por ambos lados. Con una mezcla de vértigo y emoción, este puente larguirucho nos dio la oportunidad de adentranos en el corazón del bosque y disfrutar del canto de numerosas aves, entre ellas éste amigo a quien no había visto antes, el Rose Breasted Grosbeak (Pheucticus ludovicianus).
.

 swinging bridge II Rose-breasted grosbeak

Este lovers´leap es para Silvia, que le apasionan los puentes. Los puentes, como las puertas, representan la transición entre dos lugares o momentos. Tal vez de ahí venga su interés. De puente a puente y me lleva la corriente.