Estos días de recreo casero de los que solo puede uno disfrutar en verano son ideales para decorar esas paredes olvidadas de tu hogar.

Aquí tienes algunas ideas que te ayudarán a descorchar tu creatividad.

Step 1. Tomar conciencia del problema.

Tienes las paredes del salón vacías. Está bien que cuando llegaste al piso no era una prioridad, ¡Pero han pasado tres años y esa pared blanca sigue ahí!

Vas de tienda en tienda buscando un mapamundi gigante para cubrir esa enorme pared del salón de un plumazo. En la tienda te das cuenta de que lo único gigante es el precio.

Step 2. Autogestión.

Te planteas pintar tu pared con pintura de pizarra para después dibujar con tiza lo que te plaza. Descubres que para eso hay que lijar la pared, y tu piso, acabas de caer en la cuenta, es alquilado. Así que descartado. Una web de diseño y hábiles artistas recomienda pintar las paredes con rotulador. Total, después se cambia el papel de pared y listo. Acto seguido te das cuenta de que tu salón es de gotelé. Seamos realistas, el presupuesto no deja otra opción.

Step 3. El lápiz. 

Después bajas al chino a por un Eding de punta gorda, porque imagino que lápiz ya tienes. ¿Y ahora qué hago? Compras unas cartulinas que van a servirte para hacer los moldes. Manos a la obra.

Step 4. Y la goma.

Ahora toca ser mañoso. Busca un mapamundi, ya sea en un Atlas o en Internet, y cópialo a escala en las cartulinas. Claro que no es fácil, pero para eso se inventó la goma. Paciencia, que todo se andará.

IMG_0395

Primero he trazado la silueta con un lápiz.

 Step 5. Just do it!

Recorta los moldes de los diferentes continentes y pégalos con celo sobre la pared, o pide al que tengas al lado que te ayude a sostenerlos mientras trazas la silueta con un lápiz. (Sí, a mí tampoco me encaja la altura a la que han quedado ciertos países ni las proporciones. No te preocupes, nadie se va a fijar en los detalles.)

IMG_0396

 

 

 

 

 

 

 

 

Step 6. Entrando en detalle. 

Por fin entra el juego el famoso rotulador que habías visto en la web de decoración. Quítale la tapa (importante) y repasa el lápiz. Aprovecha los desniveles del gotelé para hacer las líneas más accidentadas y realistas. Las islas, por supuesto, te va a tocar hacerlas a ojo. (He comprobado que nadie se fija mucho en las islas. Preocúpate, en su lugar, de dibujar bien tu país y las proporciones. Ahí sí que tus invitados no te va a perdonar. Que ¿cómo lo sé? Deja ya de hacer preguntas y ponte a trabajar.)

IMG_0393

Step 7. Ponte las chanclas. 

Pasa la goma a conciencia para entrar en todos los huequitos, y no te olvides de pasar la aspiradora o se te pegarán los pedacitos de goma a la planta de los pies como a mí.

Step 8. Saca el álbum de fotos. 

¿No pensarías que iba a ser tan sencillo? ¿En serio? La pared sigue igual de blanca que al principio. Busca unas fotos chulas de tus viajes, y no olvides incluir los viajes de tus amigos. Con la selección hecha, ve a tu tienda de fotos más cercana e imprímelas. Puedes usar diferentes tamaños. (Previamente le dimos un look retro con el efecto Polaroid.)

Beni polaroidDi 2Elsa polaroidMarta polaroid

Step 9. Date un respiro. 

Coloca aquí y allá las fotos probando diferentes diseños. Encuentra la armonía del cuadro completo acercándote y alejándote para tener mayor perspectiva. Ve al baño a lavarte la cara o baja a comprarte un refresco al chino. Regresa al salón ¿Cómo lo ves?

IMG_0427

Step 10. Let´s party!

Lo has conseguido. Tu salón ahora tiene color. Invita a tus amigos y celebra un fiestón. Cuando ya nadie apostaba por ti, te has decidido a decorar tu casa, y eso hay que festejarlo.

IMG_0442

IMG_0443